Construir tejados ventilados

Los tejados ventilados previenen la mayor parte de los problemas que se generan en las tejas por acción de la humedad, microorganismos, hielo, etc. y que exigen después tantas y tan costosas reparaciones. El secreto está en que los tejados ventilados consiguen que haya una corriente de aire por la parte inferior de las tejas que sirve al mismo tiempo para preservar la vida de las tejas y para dotar al tejado del aislamiento que se le exige a una cubierta para mejorar su eficiencia energética.

Paso 1: impermeabilizar la cubierta. Utilizamos nuestra lámina transpirable Inalflex 135. Para mantener la lámina de manera provisional hasta que fijemos encima los rastreles utilizamos banda de butilo de doble cara. Luego fijamos los rastreles verticales. Como verás, también les ponemos banda de butilo de doble cara en la base, así nos aseguramos la impermeabilización.

Paso 2: en la primera fila colocamos la rejilla y el peine de alero. Nos sirven para evitar que se alojen los pájaros y otros pequeños animales. La rejilla de alero protege la entrada de la cámara de aire que hemos creado por debajo de los rastreles. La fijamos con tornillos al primer rastrel horizontal. El peine de alero lo fijamos también sobre este rastrel y nos sirve para cerrar la entrada de los animales por la primera fila de tejas pero sin restar ventilación. Hay peines con púas más largas, depende de la altura de tu teja, pero éstos tienes que suplementarlos con un rastrel.

Paso 3: seguimos atornillando tejas hasta que llegamos a la cumbrera. Lo primero, calcular la altura del listón de apoyo de la cumbrera. Después llega el momento de impermeabilizar la cumbrera y para ello utilizamos la lámina para cubiertas ventiladas con pestaña de protección de Duroflex. Su diseño está pensado para optimizar el caudal de aire que entra. La adherimos a las tejas gracias al adhesivo de butilo.

Paso 4: Es importante flexionar Duroflex Ventilación un poco con las manos, teja por teja, antes de aplastarlo definitivamente. Antes de pegarlo, limpia muy bien de polvo las tejas o, mejor aún, aplícales un hidrofugante para que el adhesivo de butilo adhiera perfectamente. Para terminar, tiramos de la cuerda para abrir las pestañas de ventilación que favorecen la entrada de aire y evitan que entre el agua de lluvia.

Paso 5: atornillar las tejas cumbreras con los clips de fijación de Inalflex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.